Alrededor de 26.5 millones de niños latinoamericanos viven en zonas de alto riesgo de inundaciones o de sequías extremas, lo que confirma que la región es una de las más vulnerables a los efectos del cambio climático.

Así lo informó este lunes la Unicef en el marco de la Conferencia Local de la Juventud (LCOY), un evento que se efectúa de manera previa a la reunión preparatoria de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25)

“América Latina y el Caribe sigue siendo una de las regiones más afectadas por el cambio climático, con 13.4 millones de niñas y niños que viven en zonas de riesgo de sequía alto y extremo y otros 13.1 millones en zonas de riesgo de inundación extremadamente alto”, informó la Unicef.

Otro dato de la Unicef indica que más de 63 millones de niños en América Latina y el Caribe se han visto afectados por un evento climático extremo o un desastre relacionado con el clima en los últimos 30 años.

La reunión preparatoria a la COP25, conocida como PreCOP, se llevará a cabo en Costa Rica desde el martes hasta el jueves, y tendrá una participación de los jóvenes, quienes presentarán una declaración sobre la crisis climática y trabajarán en la iniciativa “mil acciones por un cambio”, mediante la cual plantearán soluciones a la crisis climático.

“Es realmente emocionantes estar aquí con 70 jóvenes entre los 12 y 35 años que están opinando y aportando soluciones para la estrategia de acción climática. Estamos tratando cinco ejes, que recogen la opinión de 500 personas jóvenes de América Latina que giran en torno al compromiso de generar un cambio para detener el avance de la destrucción del planeta”, comentó la Coordinadora de la Conferencia Local de la Juventud, Sara Cougnouk.

Entre las propuestas arrojadas en la consulta en línea efectuada a 500 jóvenes de América Latina, se destacan que los Gobiernos deben prohibir el uso del plástico y el estereofón; establecer tributos ambientales, regular la cantidad de residuos, emitir planes reguladores y ordenamiento territorial, educar a la población en materia ambiental, mejorar la flotilla vehicular y reducir emisiones de CO2, entre otras.

Los jóvenes sostuvieron este lunes un encuentro con la vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell, en el que analizaron el desafío que representa el cambio climático.

“Cada día vemos cifras alarmantes, que son elaboradas rigurosamente por científicos. Cada grado que aumenta nuestra temperatura global aumenta también la pobreza, la inequidad, la migración y las enfermedades; y resta nuestras posibilidades de supervivencia”, comentó Campbell.

La funcionaria dijo que Costa Rica se ha comprometido a “crear una plataforma más amplia para que las soluciones diseñadas por jóvenes sean amplificadas” e hizo un llamado a los gobiernos para que apoyen los esfuerzos de la juventud.

Con información de EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here