Luego de dos años de que una mujer fuera acusada del delito de maltrato animal en el municipio de Huejotzingo, autoridades ministeriales cumplimentaron la orden de arresto vigente en contra de la imputada, quien incluso fue vinculada a proceso y enviada al penal de San Pedro Cholula bajo la medida cautelar de prisión preventiva necesaria, tratándose del primer caso de maltrato animal que es judicializado e investigado en Puebla.

Como desde el inicio del procedimiento judicial este medio lo informó, la acusada, María Silvia N y su hijo Leonardo, del cual posteriormente se supo que era menor de edad, fueron señalados por sus propios vecinos de recoger a varios perros de la calle para luego maltratarlos y dejarlos morir de hambre. Tales acciones fueron observadas durante 2016 y 2017, según consta en la carpeta de investigación número 2370/2017/C5.

A decir de los quejosos, la mujer y su hijo dejaban los cuerpos de los canes durante varios días en el patio de su vivienda ubicada en el fraccionamiento Los Frutales de la colonia La Joya en el municipio de Huejotzingo. Por lo anterior, los condóminos optaron por denunciar a la mujer y al hijo de ésta, de tal manera que el caso fue llevado ante los tribunales locales.

Es así como a finales de mayo y principios de junio de 2018, la imputada y su hijo fueron requeridos por un juez de control en la Casa de Justicia de San Andrés Cholula, a fin de que se determinara su situación jurídica, no obstante, en esas dos ocasiones la mujer y el menor de edad no se presentaron ante el jurista, autoridad que al conocer que el hijo de la imputada aún no contaba con la mayoría de edad, ordenó al ministerio público hacer uso de la fuerza pública si la acusada no atendía al llamado judicial.

Fue el sábado pasado cuando por fin, agentes ministeriales detuvieron a María Silvia N, quien el pasado domingo fue presentada nuevamente ante un juez de control, quien esta vez resolvió vincularla a proceso e imponerle la medida cautelar de prisión preventiva necesaria ordenando su traslado al penal de Cholula, donde permanecerá todo el tiempo que dure la investigación en su contra.

En este sentido, el juez concedió plazo de dos meses para dar inicio a la etapa intermedia y el desahogo de pruebas.

Cabe recordar que de acuerdo con lo marcado en el artículo 470 del Código Penal de Puebla, quien maltrate a un animal puede ser encarcelado de seis meses a dos años, o bien recibir una multa de 50 a 100 días de salario mínimo. Sin embargo, si el maltrato ocasionó la muerte del animal, la pena va de los dos a los cuatro años de prisión.

No obstante, la sanción o pena privativa puede aumentarse si existen agravantes como la tortura o la toma de fotografías y videos del hecho para luego exhibirlo por cualquier medio.

VÍA: EL SOL DE PUEBLA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here