“Los únicos lugares seguros que tenían eran fuera de su casa, y ahora con el aislamiento social sus propios hogares son espacios de riesgo”, declaró Kevin Williams delegado Interestatal de colectivos LGBTTI México y director del Club G Tehuacán, respecto al aumento de violencia tanto física, emocional, psicología y patrimonial, hasta en un 90%; en personas diverso sexuales, dentro de sus hogares, a consecuencia del confinamiento voluntario por COVID-19.

El confinamiento voluntario ha provocado incrementos significativos en los índices de suicidio, pobreza, y violencia; al día de hoy, Tehuacán con el 90% más de personas diverso sexuales acosadas, maltratadas y violentadas aun dentro de sus hogares, hace comunes los casos de transfobia, auto-homofobia, y endofobia, “lo que puede terminar en suicidios, por ejemplo, la taza en Tehuacán se ha disparado alarmantemente entre población joven, uno se pregunta si por el estrés, encierro o de pronto porque se tengan orientaciones sexuales no comunes”, dijo.

Aunque antes de la contingencia sanitaria por COVID-19, el INEGI había registrado que el 83% de las personas que integran los colectivos LGBTTI, sufrieron burlas respecto a su orientación sexual, el panorama tras el encierro se agravó, ya que no solo se registra violencia psicológica o patrimonial, sino además física: torturas, violaciones correctivas, terapias de reconversión, que al estar las personas guardando la cuarentena en sus hogares, no tienen manera de evadir.

Uno de los panoramas frecuentes entre la comunidad Transexual de Tehuacán, para las mujeres trans, es que tengan que vivir del sexo servicio, puesto que para aspirar a otros tipos de trabajos, deben verse demasiado femeninas; cabe mencionar, que el transgénero y la transexualidad, las consideró como etapas de construcción personal, y que en algunas mujeres transexuales aún permanecen rasgos masculinos de los que no han podido deshacerse, situación que les resulta frustrante.

Manifestó que otro de los factores que recrudecen los índices de violencia y desigualdad social para las personas diversas sexuales, es la ingobernabilidad que permanece en el municipio; la cual podría obstaculizar la lucha/activismo de esta causa, “al inicio tuvimos el apoyo del ayuntamiento, pero ahora la realidad cambio, fueron cerrando puertas y departamentos, ya no hay ni regiduría de grupos vulnerables, no hay quien entienda y apoye la diversidad sexual; se redujo a un espacio muy pequeño”, comentó.

Con un aproximado de 6870 integrantes del Club G Tehuacán; a pesar de considerar que el 10% de la población corresponde a la comunidad homosexual, sin contar al resto de comunidades diverso sexuales; por lo que, dijo, a tres años de haberse instituido el Día Municipal contra la Homofobia, Tranfobia y Bifobia, y a 30 años de que la Organización Mundial de la Salud (OMS), quitara a la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales, argumentó que no deben dejarse de lado las actividades que pugnen por la igualdad de derechos y el respeto a la diversidad sexual.

“Nunca jamás la derecha ha entendido y ha apoyado a los colectivos diverso sexuales, porque no encajan en sus ideologías, consideran a la diversidad sexual como enfermedades que son curables”; razón por la que mencionó, comenzaron a apoyarse entre integrantes de los colectivos LGBTTI y quienes simpatizan con los mismos, para la creación de campañas de donación de medicamentos, ropa y de entrega de despensas.

Serán conferencias virtuales gratuitas (mediante plataformas digitales y redes sociales), calendarios artísticos-culturales de shows de Performance, campañas en redes sociales, las estrategias que les permitan permanecer con la sana distancia y continuar activando la diversidad sexual en Tehuacán, finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here