La “nueva normalidad” en Puebla comenzó con el anuncio de un decreto por parte del gobierno del estado que establecerá como medidas fijas el confinamiento domiciliar y la sana distancia en lugares públicos y el transporte, así como el uso obligatorio de cubrebocas y la extensión del programa Hoy no Circula, hasta que exista una vacuna o “tratamiento eficaz” en contra de la Covid-19 que permita un retorno total a las actividades productivas.

Tras afirmar que la sana distancia será parte de la nueva “forma de vida” en Puebla ante el alto índice de contagios de Coronavirus, el gobernador Miguel Barbosa Huerta dijo que el confinamiento se liberará de manera progresiva, aunque por ahora lo importante es cuidar la salud de los poblanos.

“Llamo a todos a cuidarse, a cuidar a sus familias, a la sociedad. No lo están haciendo los poblanos de manera disciplinada y ordenada, y el registro de ese nivel de contagios de más de 150, ahora de 120, es producto de los comportamientos colectivos de un periodo de hace dos semanas”, argumentó.

Luego de refrendar su respaldo al presidente Andrés Manuel López Obrador para enfrentar la contingencia, el mandatario pidió no hacer caso “a voces que no abonan nada positivo” contra la pandemia.

“Festejan el estado de crisis en que esta sociedad está metida, esos que hasta cargos de representación popular tienen y que hoy soy líderes de esa organización Frena”, reafirmó.

A 14 días de iniciar la reactivación económica de Puebla, la secretaria de Economía, Olivia Salomón Vibaldo, reconoció que la entidad vive en alerta máxima ante la curva de contagios. Tras sumarse al reconocimiento del gobernador, sobre la necesidad de los negocios por reactivarse, pidió a los poblanos a mantener las medidas preventivas para no extender más el retorno de las actividades laborales.

UNA REALIDAD TÍPICA

En medio del bullicio y el desorden, Puebla comenzó a vivir una realidad típica disfrazada de nueva normalidad.En las calles, los gritos de vendedores ambulantes se mezclaron con el sonido de cortinas metálicas alzándose, de escobas tallando pisos con agua y jabón; y decenas de personas así como se pararon frente a aparadores de ropa y zapatos, comieron antojitos en vía pública.

Las escenas se repetían, eran similares a las de hace un par de semanas, cuando la ciudadanía ya había roto medidas como el autoconfinamiento al realizar fiestas y torneos de fútbol en unidades habitacionales y colonias.

Ahora, todavía más gente salió a las calles, hizo largas filas a las afueras de losbancos y se sentó en familia en el zócalo de la ciudad. En parques, el flujo peatonalfue evidente.

Regresó el comercio informal, el apartado de lugares de estacionamiento en la vía pública, pero sobre todo, un tránsito peatonal alto y la reapertura de negocios no esenciales. La única medida preventiva: ¡Favor de colocarse gel antibacterial y cubrebocas para ingresar!, esos mismos cubrebocas que se observan tirados, tal y como fueron tiradas las medidas de contención de la pandemia de Coronavirus.

 

VÍA: CONTRA REPLÍCA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here