La Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó este viernes su guía sobre el uso de cubrebocas para el control de COVID-19.

Tras evaluar la evolución de la pandemia, aconsejó a los Gobiernos que alienten el uso de mascarillas de tela al público en general en los lugares donde haya “una transmisión generalizada y sea difícil el distanciamiento físico, como el transporte público, en tiendas o en otros entornos confinados o abarrotados”

Confección de cubrebocas en Egipto. Foto de ONU

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reiteró que los cubrebocas por sí solos “no nos protegerán del COVID-19”, pero que sí son parte de una estrategia integral que incluye el distanciamiento físico, el lavado de manos y otras medidas de seguridad pública.

En la guía actualizada se establece que los cubrebocas deben ser fabricados con tres capas y proporciona orientación sobre cómo lavarlos y usarlos de forma segura.

La (capa) interior debe ser un material absorbente como algodón, una intermedia de un material que no sea tejido como polipropileno, que es el filtro, y una exterior de un material no absorbente como poliéster”, detalló la doctora María VanKekhove.

Anteriormente solo se aconsejaba el uso de mascarillas quirúrgicas a pacientes con COVID-19 y profesionales de la salud.

Ahora, en áreas con transmisión comunitaria, la OMS aconseja cubrebocas quirúrgicos para todo el personal que trabaja en un centro médico, no solo cuando traten a pacientes con coronavirus.

De igual forma, personas de más de 60 años y aquellas con enfermedades crónicas deben usarlas en áreas donde no se pueda mantener la sana distancia.

Con información de López-Dóriga Digital

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here