Sobre la iniciativa en el Senado para fusionar organismos autónomos, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) dejó en claro que se requieren reguladores independientes para una mayor competencia en México.

La iniciativa, propuesta por el senador morenista Ricardo Monreal, busca extinguir al Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) y la Comisión Reguladora de Energía (CRE) para fusionarlos en el Instituto Nacional de Mercados y Competencia para el Bienestar (Inmecob).

“No existe evidencia que justifique que la eliminación de los órganos autónomos, por un argumento de austeridad, beneficie a México. La iniciativa propone modificaciones a la legislación, lo que pone en riesgo la autonomía y especialización de los órganos reguladores de competencia y socava la certidumbre jurídica necesaria para la atracción y retención de inversiones”, señaló el IMCO en un comunicado.

“México necesita reguladores independientes y especializados. El IMCO dará seguimiento y analizará el proceso y la discusión”, apuntó en el documento.

Dicho centro de investigación en política pública detalló que la concentración de funciones en un nuevo órgano no tendrá un impacto verdadero en el presupuesto, por lo que es necesario ponderar no solo los costos presupuestarios de las tareas de los órganos reguladores, sino el beneficio para los consumidores derivados de sus actividades especializadas.

Recalcó que los objetivos del Inmecob plasmados en la iniciativa son ambiguos y abren espacio a la discrecionalidad que permitiría a dicho organismo velar por objetivos distintos a los de la libre competencia.

El IMCO apuntó que el proceso propuesto para la designación de los consejeros del Inmecob plantea mecanismos que vulneran la independencia que tiene hoy la Cofece y otros reguladores. Además, no se especifica que esta convocatoria para designación de consejeros sea pública, transparente y con apego al principio de máxima concurrencia

Aseveró que la eliminación de la Cofece, el IFT y la CRE en los términos propuestos genera problemas administrativos.

El IMCO aseveró que si esta iniciativa pasa, pondría en riesgo:

  • Los intereses de los ciudadanos y consumidores frente a prácticas abusivas y falta de competencia. El trabajo de los reguladores tiene un impacto directo en el bolsillo de los mexicanos. Esto se ve reflejado en las acciones que buscan que servicios como internet, luz, gasolina, bienes de consumo, entre otros, sean de calidad y a precios competitivos.

  • Certidumbre jurídica y regulatoria necesaria para atraer y retener inversiones, así como promover la competencia y la libre concurrencia en todos los sectores.

  • La independencia de los reguladores que reduce los espacios de discrecionalidad, disminuye los riesgos de corrupción y minimiza el riesgo de captura por parte de empresas e intereses políticos.

  • La meritocracia y capacidad técnica de sus funcionarios.

Con información de López-Dóriga Digital

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here