El Gobierno británico decidió modificar la aplicación utilizada para rastrear los contagios por coronavirus COVID-19 para introducir la tecnología desarrollada por Google y Apple, que garantiza una mayor privacidad de los datos de los ciudadanos, según reveló este jueves la cadena BBC.

La medida, que está pendiente de ser confirmada por el Ejecutivo de Boris Johnson, respondería al deseo de implementar una herramienta que proteja de forma más garante la privacidad de los datos personales, aunque ello implique que los epidemiólogos cuenten con menos información para frenar la propagación de la enfermedad.

La finalidad de la aplicación móvil es que cuando una persona desarrolle síntomas compatibles con el COVID-19, tenga la posibilidad de informar al sistema público de salud a través de esta herramienta, que, mediante el protocolo inalámbrico Bluetooth, puede notificar si se ha estado en contacto con alguien infectado.

Al utilizar el programa desarrollado por Google y Apple, el Reino Unido seguiría el mismo modelo que AlemaniaItalia y Dinamarca y pasaría a tener una aplicación móvil que utiliza un sistema llamado “descentralizado”, esto es, que lleva a cabo el proceso de rastreo en los teléfonos de los usuarios.

Por contra, en el modelo “centralizado” que actualmente está operativo, la información pasa a un servidor -que en el nuevo sistema se elimina- que accede a una base de datos para hacer el rastreo de los contactos que ha tenido una persona infectada.

Según los creadores de esta herramienta, el programa descentralizado hace que sea más difícil para las autoridades o los piratas informáticos utilizar la información personal de los usuarios para fines diferentes a los puramente sanitarios.

La aplicación, que se empezó a usar a principios de mayo en todo el Reino Unido tras un periodo de prueba en la isla inglesa de Wight, ha generado controversia entre parte de la población, que teme que no garantice su privacidad, a pesar de que el Gobierno ha recalcado que la información recabada es anónima y no contiene datos personales.

Diversos responsables sanitarios han criticado la falta de coordinación para diseñar e implantar el sistema, que ha sufrido varios retrasos en su proceso de implantación y cuyos responsables han afirmado que no esperan que esté funcionando a toda su capacidad hasta septiembre u octubre.

Según las cifras proporcionadas este miércoles, el Reino Unido ha registrado más de 42 mil muertes por coronavirus y casi 300 mil casos positivos de contagio.

Con información de EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here