Los padres de familia se han partido en mil pedazos para atender la educación de sus hijos durante la pandemia. Salen a trabajar o lo hacen desde casa, pero las labores escolares a distancia tampoco pueden dejarse de lado.

Así es como ha vivido Víctor, quien es padre soltero y arquitecto. Su hijo Ángel, de tres años de edad, acude a una estancia infantil y ahora toma clases de forma virtual.

Para algunos será tarea pesada, sin embargo, Víctor lo toma con actitud y filosofía. “Pues ha sido fantástico, la verdad que el tiempo de convivencia con él es algo maravilloso y como padres pues también debemos darnos la oportunidad porque no sólo es una tarea de mamá, también como papá y hombre hay que entrarle a esas actividades y sentir a tu niño más cerca y tener esa convivencia y comunicación con él”, explica Víctor Sánchez.

La emergencia sanitaria debe ser vista como una oportunidad y sacarle el mayor provecho. La Secretaría de Educación Pública está  determinando el regreso presencial a las aulas hasta que el semáforo epidemiológico se ubique en verde.

Víctor se apoya para las clases en línea con una organización sin fines de lucro llamada Enseña por México que apoya a personas de escasos recursos y escuelas públicas. Es atendido por profesionistas colaboradoras como Gabriela y Karla.

Integrarnos con los pequeños, generar espacios de juego e interactuar directamente con los profesores, maestras y padres de familia para que en conjunto podamos generar esta conciencia de la importancia del juego para el desarrollo de los niños”, señala Gabriela Castillo.

Al llevarse estas guías los chicos a sus casas pues prácticamente ya sabían lo que tenían que hacer, cómo lo tenían que entregar, sus tiempos, ellos mismos establecen sus metas y de manera transversal trabajamos las habilidades socioemocionales”, sostiene Karla Sánchez.

Los profesionales orientan a las escuelas, maestros y comunidades educativas para un mejor aprendizaje y comprensión de los alumnos. “Una materia como Inglés, Tecnologías de la Información, Español o lo que necesite la escuela se le asigna al PEM o la PEM que va a estar enseñando la materia a los estudiantes, ya sea solo o acompañado por el docente que esté asignado a esa materia”, comentó a Excélsior Juan Manuel González, director general de Enseña por México.

Víctor y Ángel ya recibieron su material y siguen avanzando por internet con el programa de su estancia infantil. “En el kit vienen colores, palillos, pegamento, tijeras, libro para colorear, muy completo, trae una libreta, libro para contarle al niño y un seguimiento, que es lo más importante”, detalló de nuevo Víctor, papá de Ángel.

La dinámica presencial educativa se ha transformado y sufrirá aún más cambios; dependerá de cada familia evitar que los estudiantes pierdan el interés por seguir aprendiendo aún estando en casa.

 

 

VÍA: EXCELSIOR

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here