La escalada de la pandemia de Covid-19 ha cobrado la vida de 10 menores de edad en Puebla. Hasta el 8 de julio, había un registro de tres fallecimientos de infantes a causa de esa enfermedad, por lo que la letalidad del virus en ese sector se triplicó en apenas tres semanas.

La decena de pacientes en un rango de edad de los 25 días de nacido a los 17 años tenían un diagnóstico médico previo de enfermedades crónicas degenerativas y comorbilidades, que habrían sido factores determinantes para que el contagio haya culminado en fallecimiento.

A fin de contar con un área especializada de atención a infantes y adolescentes en el Hospital del Niño Poblano (HNP), la Secretaría de Salud (Ssa) adecuó un espacio aislado del resto del centro de salud infantil, la cual contará con diez camas para atención médica pediátrica de pacientes no graves y cuatro para terapia intensiva.

Las autoridades sanitarias rechazaron que el hospital vaya a ser reconvertido en su totalidad y aprovecharon para desmentir información sobre una supuesta ola de contagios al interior del HNP. A la fecha, únicamente se han recibido a tres pacientes con sospechas de contagio, pero no ocurridos al interior del lugar.

“Vamos a poner un área que está dentro del mismo complejo en el HNP, pero está completamente aislada del hospital, es el área donde se tenía pensado tener la zona de hemodiálisis, esta área está equipada con gases medicinales”, precisó en rueda de prensa el titular de la Ssa, José Antonio Martínez García.

Por su parte, el gobernador, Miguel Barbosa Huerta reiteró que esa nueva área Covid-19 nada tiene que ver con el funcionamiento general del hospital del Niño Poblano, el cual continuará otorgando los servicios médicos a la población infantil poblana sin riesgo alguno y con todas las medidas preventivas necesarias ante la pandemia de coronavirus.

Si bien, las cifras de letalidad por Covid-19 en ese sector representan apenas el 0.39 por ciento del total acumulado, son el reflejo de la negligencia de algunas familias que no promueven el confinamiento y por el contrario, han dejado a los infantes salir a calle para realizar actividades recreativas en parques y jardines.

En casi cinco meses de contingencia sanitaria, ha sido común observar a padres de familia cargando a niños, niñas y jóvenes sin cubrebocas, consumiendo alimentos en la vía pública sin medidas de prevención y hasta jugando en torneos de futbol en colonias y unidades habitacionales. El resultado, según el último corte de la Ssa: 379 personas contagiadas de 0 a 20 años de edad.

 

 

VÍA: CONTRA REPLÍCA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here