La Procuraduría Fiscal de la Federación, unidad jurídica de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), encabeza la estrategia del Gobierno Federal para actuar contra los llamados ‘grupos factureros‘, sin importar quién o quienes los encabecen.

En entrevista con Joaquín López-Dóriga para Radio Fórmula, el abogado Carlos Romero Aranda, procurador fiscal de la Federación, detalló que han presentado siete querellas contra empresas que simulaban operaciones al expedir alrededor de ocho mil facturas.

Las querellas que se presentaron van a dar lugar a que tratemos de ir contra las cabezas de esos grupos factureros”, señaló.

Además, a quienes compraron las facturas o recibieron honorarios asimilados por el esquema de factureras, les están llegando requerimientos.

No obstante, no habrá problemas para quienes decidan regularizarse y liquidar sus asuntos con el Sistema de Atención Tributaria (SAT).

Pero los que decidan no regularizarse, el SAT nos va a dar vista y nosotros vamos a presentar las querellas respectivas, porque entonces sí se presume un pacto criminal entre el que compró la factura y entre el que le vendió la factura”, agregó.

Romero Aranda insistió en que la Procuraduría Fiscal de la Federación perseguirá a quienes hayan participado en el proceso de compra-venta de facturas con el objeto de no pagar impuestos, así sean personas físicas o morales.

La instrucción del presidente de la República es ir por las cabezas de los grupos factureros sean quienes sean”, sentenció.

Grandes contribuyentes

Carlos Romero Aranda, procurador fiscal de la Federación, señaló que con la entrada del nuevo Gobierno Federal se iniciaron querellas contra grandes contribuyentes por omitir el pago de sus contribuciones.

Los ‘grandes contribuyentes‘ son aquellas empresas que en su ejercicio fiscal anterior tuvieron ingresos por encima de los mil 200 millones de pesos.

Los asuntos que teníamos cuando recibimos la Procuraduría no reflejaban ningún asunto penal en contra de grandes contribuyentes, era contra contribuyentes normales y por montos pequeños”, señaló.

En cambio, desde el 1 de diciembre de 2018 se busca que los grandes contribuyentes estén al corriente con el pago de sus contribuciones, teniendo la Procuraduría Fiscal de la Federación una tasa del 92 por ciento de asuntos ganados en materia penal.

Aunque (los grandes contribuyentes) tengan a los grandes jurídicos, cuando se tiene la razón en los asuntos penales los jueces dan la razón”, expresó Romero Aranda.

Sin embargo, aceptó el funcionario federal, algunos grandes contribuyentes han cubierto sus obligaciones fiscales y se han beneficiado de acuerdos reparatorios para extinguir la acción penal.

Ahí es el cambio real entre la separación del poder económico del poder político. Porque a final de cuentas, ¿qué es lo que sucedía?, había un acuerdo no escrito en que a los grandes contribuyentes no se les iba a perseguir penalmente y que únicamente iba a haber acuerdos o juicios fiscales y aquí podían alargarnos lo que fuera.”

La Procuraduría Fiscal de la Federación también ha interpuesto querellas contra grandes contribuyentes que han hecho planeaciones fiscales agresivas y contra los despachos que las venden.

Otra cuestión novedosa son las querellas contra personas morales para que en la sentencia se pueda disolver su responsabilidad penal o en su caso se decomisen los bienes, producto del delito.

Para proceder, la Procuraduría Fiscal de la Federación tiene un despacho jurídico compuesto por aproximadamente 500 abogados.

Con información de López-Dóriga Digital

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here