El estreñimiento afecta a unos 20 millones de mexicanos actualmente (un 15 por ciento de la población) y al menos la mitad de ellos utiliza tratamientos sin receta médica, lo que puede derivar en una agudización del padecimiento, alertaron expertos este jueves.

Algunas personas que sufren de constipación intestinal han hecho que su aparato digestivo se habitúe al uso de laxantes para estimular la defecación y así comienza un círculo vicioso”, comentó en conferencia de prensa el inmunólogo clínico Francisco Javier Murillo.

El especialista explicó que el estreñimiento es una incapacidad para evacuar el contenido intestinal, o la ausencia de deposiciones, teniendo que realizar un esfuerzo excesivo o la sensación de evacuación incompleta.

Frecuentemente, abundó, se asocia a distensión del abdomenacumulación de gases e incluso a mal aliento y lengua blanquecina.

Puede tener diferentes causas, entre ellas, enfermedades que provocan estreñimiento, factores sociales y emocionales, asociación con medicamentos o bien, alteraciones funcionales del sistema digestivo”, puntualizó.

Detalló que en países latinoamericanos es muy común y afecta principalmente a adultos mayores y a mujeres, y puede tener un impacto negativo en la calidad de vida de las personas.

Afirmó que además, el envejecimiento, el bajo consumo de líquidos, fibra y la baja actividad física que ahora se ha acentuado más por las medidas restrictivas que se deben seguir debido a la pandemia son factores de riesgo para sufrir estreñimiento funcional (EF).

El estreñimiento funcional, explicó, se define como la presencia durante al menos seis meses de tres o menos deposiciones a la semana.

Iris Portillo, nutrióloga clínica, enunció que otras causas del estreñimiento pueden ser la alimentación baja en fibras naturales como frutas y verduras, además de la dieta rica en productos ultraprocesados, con alto contenido en azúcares, grasas saturadas y harinas refinadas, también son factores de riesgo.

Afectaciones en la calidad de vida

Los expertos destacaron que el estreñimiento afecta principalmente la calidad de vida, pues hasta 80 por ciento de los pacientes han referido que esta condición afecta su estado de salud en general.

Mientras que el 55 por ciento considera que afecta su dieta, en el 41 por ciento interfiere con el apetito, el 35 por ciento reporta alteraciones del sueño y 32 por ciento ve afectado su desempeño laboral.

Del mismo modo, señalaron que esta condición puede ser un síntoma que alerte de la existencia de una enfermedad, pero en muchas ocasiones se debe al cambio de los hábitos higiénico-dietéticos cotidianos.

En estos casos el paciente puede recurrir ocasionalmente al uso de productos laxantes disponibles como el docusato de sodio, acompañados de consejos para mejorar hábitos.

Entre estas medidas están el ejercicio que mejora el movimiento intestinal y disminuye los síntomas de estreñimiento, además de incluir frutas verduras, de preferencia crudas y de temporada en la alimentación diaria.

Incluir cereales integrales como salvado de trigo, pasta, arroz, semillas de linaza, chia y consumir mucha agua simple.

Consumir carnes magrasleche y quesos bajos en grasaleguminosas, mejora nuestra digestión, disminuir el consumo de sal, azúcares, grasas saturadas y trans.

Y tener una hidratación adecuada, hacer caso al llamado de deseo de defecación, realizar rutina de defección de preferencia por las mañanas o después de consumo de alimento, disminuir el consumo de alcohol y tabaco.

Con información de EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here