Habitantes de San Vicente Ferrer han optado por el servicio de seguridad privada para protección de la comunidad, pues los atracos ya eran imparables, al grado de que vendedores y taxistas se negaban a entrar al asentamiento, señaló Luisa Fernanda Jiménez Domínguez, inspectora del lugar.


Explicó que son cinco elementos y un comandante de la corporación Pegaso, quienes se encargan de velar por la seguridad de Ferrer; sin embargo, para ello destinan 5 mil pesos mensuales para el pago del comandante, mientras que los elementos subsisten con las aportaciones que realizan de manera personal los vecinos.


En este sentido, explicó que a través de los rondines es como el índice delictivo ha disminuido, además que han detectado que quienes buscan delinquir pertenecen a otros asentamientos como Santiago Miahuatlán.


Finalmente, señaló que continuarán trabajando de esta forma dado el resultado, pues a pesar de que habían solicitado la presencia constante de Seguridad Pública de Tehuacán, no les daba resultados.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here