Dice el mito que perros y gatos no se pueden llevar bien nunca, aunque los dueños de ambas mascotas pueden dar claros ejemplos de que se trata solo de un mito.

Si hay algo que Internet no se cansa de ver son gatos y bromas, ambos son los “ingredientes” que han convertido esta historia en una de las más vistas de Internet en los últimos días.

Con ganas de divertirse un poco, Jordan Risi, de Ontario (Canadá), pidió a Alexa, el famoso asistente virtual de Amazon, que ladrara aprovechando que su gata Biscuit tenía apoyada su cabeza encima del dispositivo mientras descansaba tumbada en el alféizar de una ventana.

Oye Alexa, ¿cómo suena un perro?”, se escucha decir a Jordan, a lo que Biscuit reacciona levantando la cabeza del dispositivo con una mirada de asombro que torna después en intriga al escuchar a un perro ladrar.

 

Vía: Excelsior

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here