Actualmente, el “desamor virtual” ya se considera una de las causas de suicidio entre los jóvenes, señaló a Excélsior, Alejandro Águila Tejeda, Director General del Instituto Hispanoamericano de Suicidología (INHISAC).

Explicó que si bien el internet y en consecuencia las redes sociales han traído muchos beneficios de comunicación, estas herramientas son las vías más cercanas que tienen los adolescentes para suicidarse, no solo porque encuentran métodos para hacerlo, sino porque están en contacto con personas -a veces  con perfiles inexistentes- que se aprovechan de su vulnerabilidad.

El suicidólogo añade que en su Instituto se investiga dicha situación para explicar la manera en que los jóvenes se enamoran tan intensamente de personas que no conocen físicamente; a tal grado, que cuando los dejan de contactar “se les rompe el corazón” e intentan quitarse la vida y lo logran.

Este fenómeno se agudiza, señaló Águila Tejeda, porque en las redes sociales proliferan los perfiles falsos que a su vez generan falsas expectativas para los adolescentes, quienes entre menos edad tienen son mayormente afectados.

“Esto me ha sorprendido mucho porque la intensidad del amor que pueden tener los jóvenes en alguien que no conocen físicamente es tan fuerte que muchas veces los lleva al suicidio, porque la persona ya no se conectó o desapareció.

“Hemos investigado mucho al respecto y hay este fenómeno que se le llama Ghost, que tiene que ver con perfiles fantasmas.

“Son personas que crean perfiles falsos, que enamoran a chicos y chicas y esto es preocupante  porque los enganchan. Entre más jóvenes son los chicos por supuesto hay mayor vulnerabilidad, entonces el amor o desamor es el segundo factor de importancia para la decisión suicida”, detalló.

Cabe señalar que actualmente en nuestro país el suicidio es la segunda causa de muerte entre la población de 15 a 29 años de edad.

De acuerdo a Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, durante la pandemia de covid-19 los suicidios infantiles alcanzaron una cifra récord de mil 150.

En 2020, los suicidios de niñas y niños entre diez y 14 años aumentaron 37 por ciento.  Y entre las mujeres adolescentes el incremento fue de 12 por ciento.

Ante este panorama, el Director General del INHISAC señaló que las familias, pero sobre todo los amigos, deben tomar en serio cuando una persona cercana habla de que se quiere quitar la vida, y con ayuda especializada apoyarlos para prevenir dicha situación porque todos “los suicidas anuncian que se van a suicidar” ya sea de manera verbal o con conductas de desesperanza.

“Si alguien lo está diciendo aunque suene repetitivo, o suene a chantaje o a una burla sí hay que tomarlo en serio.

“Verbalmente hay que poner atención a frases como, ¿para qué sigo viviendo?; ojalá me muriera o por ejemplo, sin mí van a estar mejor. En lo que se refiere al cambio de hábitos, se podrían asumir conductas destructivas como el alcoholismo, el consumo de drogas, el Cutting o cortes en la piel, así como el bullying y los trastornos alimenticios”, señaló.

 

Vía: Excelsior

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here