Puebla ocupa el primer lugar nacional con la población adulta que reporta mayor ansiedad en México, con el 57.8 por ciento, es decir, casi seis de cada 10 poblanos padece este síntoma; sin embargo, la entidad también se ubica en el segundo sitio con el mayor desbalance anímico entre hombres y mujeres del país, y con mayor insatisfacción con su vida.

Así lo revela la Encuesta Nacional de Bienestar Autorreportado (Enbiare) 2021, elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el Día Mundial de la Lucha contra la Depresión.

La encuesta se levantó del 3 de junio al 23 de julio de 2021, con el objetivo de producir información estadística sobre distintas dimensiones de la medición del bienestar de la población adulta de 18 y más años, alfabeta y hablante de lengua española que reside en áreas urbanas y rurales.

Entre los principales resultados, se encontró que el 58.7 por ciento de los poblanos sufre ansiedad; y el 17 por ciento, depresión.

Colima (5.76), Sonora (5.72) y Quintana Roo (5.54) son las entidades con mejores balances anímicos de su población adulta mientras que en Oaxaca (4.64), Puebla (4.49) y Tabasco (4.43) presentan menores valoraciones en este indicador que va del -10 al +10.

El balance entre haberse sentido con energía, humor o vitalidad en contraste con haberse sentido cansado o sin vitalidad es el indicador que presenta un menor puntaje: 3.73 en las mujeres y 4.81 en los hombres. Es en este balance específico donde se observa la mayor brecha entre mujeres y hombres.

En tanto, la proporción de población con síntomas de depresión asciende a 17 por ciento de la población adulta, siendo mayor entre las poblanas.

La Enbiare 2021 captó que 58.7 por ciento de los poblanos adultos tienen síntomas de ansiedad leve, severa o en algún grado.

El estudio afirma que haberse quedado sin trabajo afecta más que la expectativa de no poder cubrir los gastos del mes; no obstante, y sobre todo anímicamente, incide más el hecho de haber pedido prestado para sufragar gastos en algún momento de los últimos doce meses.

La posibilidad de no poder sufragar los gastos del mes (indicador de pobreza subjetiva), afectó al 43.4 por ciento de la población adulta, en tanto que el 11.3 por ciento manifestó incertidumbre al respecto.

Por otro lado, la encuesta captó que un 85.7 por ciento de la población adulta presentó alguna manifestación de empatía con la vida no humana. Explica que han hecho algo para evitar la crueldad o el sufrimiento animal, así como cuidar plantas y árboles en su entorno.  73.4 por ciento declaró cohabitar con mascotas.

Hay otras características biográficas o situacionales que claramente marcan una diferencia con respecto a los promedios totales como lo es no tener una buena relación de pareja. Al respecto, el 8.9 por ciento de la población adulta con pareja reconoce no tener una buena relación con ella.

Mujeres poblanas, disfrutan menos de la vida por violencia, depresión y ansiedad

La Enbiare 2021 también dio a conocer que Puebla fue segundo lugar nacional con el mayor número de personas adultas insatisfechas con su vida o “bienestar subjetivo”, como le llamó el Inegi. México se ubica en 8.45, en una escala con un recorrido de 0 a 10.

Dado que no se sienten libres, sufren de violencia en su mismo domicilio, tienen más altos niveles de ansiedad y depresión, las mujeres -reportó el estudio- tienen un disfrute de la vida menor que la que tienen los hombres.

La satisfacción supone una evaluación de las personas sobre su situación respecto a ese ámbito en particular, de acuerdo con sus propios criterios, sus propias metas y el logro alcanzado.

Las entidades cuya población adulta promedia mayor satisfacción con la vida son: Nuevo León (8.79), Colima (8.77) y Coahuila (8.76); en contraste, Guerrero (8.16), Puebla (8.16) y Ciudad de México (8.15) son los estados en donde la población adulta presenta el menor valor en este indicador.

Para la población adulta, la seguridad ciudadana (6.58), los servicios públicos (6.71) y el país (7.23) son los ámbitos con menor calificación. Llama la atención que todos ellos corresponden a esferas de la vida pública.

Entre los aspectos con menor valoración le sigue el nivel de vida socioeconómico (7.52) y la ciudad en donde residen (7.71).

Finalmente, la población adulta tiende a calificar mejor su satisfacción con la vida familiar (9.05), su libertad para decidir (8.81), su vivienda (8.53), así como la actividad principal a la que se dedican (8.49).

 

Vía: La Jornada

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here