La economía de Puebla regresa­rá a sus niveles previos a la pan­demia de COVID-19 hasta 2024, pues para el cierre de 2022 se es­tima que el crecimiento del Pro­ducto Interno Bruto (PIB) estatal será de apenas 1%, indicó Mar­cos Gutiérrez Barrón, catedráti­co de la Facultad de Economía de la UPAEP.

Sin embargo, estimó que el gran avance en la vacunación que muestra la entidad será un factor positivo para avanzar en la recuperación, pues permitirá centrarse en problemas específi­cos, aunque no por ello el virus dejará de influir.

“Todavía nos quedan dos años para recuperar el valor que tenía la economía en 2019. Si ya no hay otra alteración, un shock externo”, señaló.

En ese sentido, señaló que en Estados Unidos el problema ya no es la pandemia, sino contro­lar su inflación. “Hay mejores expectativas para la economía mundial. En la medida en que las exportaciones a Norteamé­rica se recuperen, la economía nacional va a recibir los benefi­cios”, dijo.

Expuso que para 2022, Pue­bla tendrá un crecimiento de su PIB estatal de apenas 1%, el cual es inercial, modesto e insuficien­te, en el cual los motores econó­micos serán las exportaciones manufactureras, especialmen­te las automotrices; la captación de remesas, que estima serán por mil 500 millones de dólares; así como la inversión productiva que pueda llegar.

ASÍ CERRAMOS

Gutiérrez Barrón señaló que, en 2021, el sector exportador de la entidad no pudo superar la me­dia nacional y apenas tuvo un crecimiento de 3%, especialmen­te porque el principal producto son los automotores, que se vie­ron afectados por la escasez de semiconductores y un cuello de botella en cadena de distribu­ción a nivel mundial.

En tanto, el sector industrial cayó 12%; el desempleo tuvo un nivel de 4.9%, lo que equivale a 120 mil personas sin trabajo; mientras que la inflación estatal se colocaba, hasta noviembre del año pasado, en 5.7%.

Destacó que el dinero que mandan los paisanos a sus fa­miliares fue un factor muy im­portante, pues al cierre del año pasado las remesas rondaron los mil 600 millones de dólares. Este rubro bajaría en 100 millones de dólares para 2022, conforme la pandemia sea controlada.

TENDENCIA

Marcos Gutiérrez explicó que a nivel nacional habrá un ajuste a la baja del PIB; se seguirán expe­rimentando los efectos negativos de una inflación no vista en dos décadas; la política monetaria irá retirando apoyo, afectando con ello las tasas de interés, y la pandemia seguirá siendo factor.

Mientras el Banco Mundial estimó un crecimiento del PIB global de 4.2% para 2022 y de 3.2% para 2023, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público señaló que México crecerá 3% a final de este año, mientras que agencias mundiales estiman que será de 2% y el grupo Citibana­mex lo pone sólo en 1.5%.

Este crecimiento inercial se­rá insuficiente para generar em­pleos necesarios para nuestra economía. La inflación se calcu­la que bajará, pero aun así será alta, de 4.1%.

“Durante 2021 el consu­mo privado fue de 6.8%, lo que muestra debilidad del mercado interno. Las remesas superan los 50 mil millones de dólares y equivalen a 4.5% del consumo. Fueron creados casi 900 mil em­pleos, pero la mayoría son de ba­ja calidad”, apuntó.

Gutiérrez Barrón señaló que la inflación alcanzó su pico en diciembre y cerró en 7.35%, por lo que durante el primer trimes­tre de 2022 se sentirán sus efec­tos en diferentes productos, co­mo el limón, que en algunas zo­nas del país alcanza los 90 pe­sos por kilo. De hecho, mencio­nó que será hasta el segundo se­mestre del año cuando la meta de una inflación más baja co­mience a sentirse.

 

Vía: Crónica Puebla

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here