Azucena Bravo de 43 años de edad y madre de dos menores de edad, perdió la vida tras la tragedia de San Pablo Xochimehuacan, donde el domingo pasado una toma clandestina de gas provocó cinco explosiones en la junta auxiliar de la capital poblana.

La mujer de 43 años de edad, sería la cuarta víctima de la tragedia, después de que el día de las explosiones un hombre perdió, seguido de una señora de la tercera edad y por último una adolescente de 17 años de edad.

De acuerdo con datos de la familia, Azucena Bravo tenía quemaduras graves en el 80 por ciento de su cuerpo.

Tras las explosiones, Azucena Bravo ingresó al hospital bajo el diagnóstico del Gran Quemado, por las quemaduras que tenía en la pelvis, piernas, abdomen, manos, cara y cuello.

Los hijos de Azucena Bravo fueron dados de alta por personal de la Secretaría de Salud del estado.

En la madrugada de este martes murió Andrea, una menor de 17 años de edad, a causa de las quemaduras que sufrió por la explosión de un ducto de gas el pasado 31 de octubre en San Pablo Xochimehuacan, infomó por la mañana el secretario de Salud, José Antonio Martínez García confirmó la muerte de una adolescente de 17 años de edad.

En ese momento, el funcionario estatal explicó que sumaban tres víctimas fatales por este hecho y se mantenían nueve personas hospitalizadas.

El funcionario mencionó que la adolescente sufrió quemaduras en el 32 por ciento de la superficie de su cuerpo y quemaduras por inhalación, mientras que este día padeció una falla orgánica múltiple y falleció a las 1:50 horas.

La señora Práxedis Martínez fue la segunda víctima de las explosiones, murió por quemaduras de segundo y tercer grado. La primera víctima mortal fue Abimael Eduardo de 32 años, quien perdió la vida el 31 de octubre cerca de la toma clandestina que provocó la tragedia.

Por otra parte, el funcionario estatal refirió que se registraron dos altas de pacientes: de un joven de 19 años que tenía quemaduras en el 19 por ciento de su cuerpo y ya está sujeto a tratamiento ambulatorio en su casa.

Además destaca el caso de Luciano, de 6 años de edad, que tenía quemaduras de segundo y tercer grado en el 22 por ciento de su cuerpo.

Hasta hoy permanecen nueve personas hospitalizadas, siete de ellas graves con diagnóstico de El Gran Quemado, y cuatro permanecen intubadas.

Detalló que cuatro personas están en el Hospital del Norte, cuatro en Traumatología y Ortopedia y una en el Hospital para el Niño Poblano.

 

Vía: Municipios Puebla

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here