Se llamaba Victoria Dorenlas. Indígena tlaxcalteca.

Todo mexicalense recuerda a la mujer más famosa y bella de México. Era la mujer de nuestro libro de texto, ¿puedes recordar la belleza de su porte?

Victoria Dorenlas era mesera de un bar a donde acudían pintores e intelectuales de la talla de Diego Rivera.

Victoria Dorenlas

Jorge González Camarena (hermano de Guillermo, el notable jalisciense inventor de la TV a color) fue pintor y muralista autor de la obra ya famosa. Él narra que batalló para convencer a esta hermosa indígena para que posara y diera vida a su obra «La Patria» (1962), que hoy ya todos recordamos.

Ella se negaba a posar para Camarena porque tenía pavor a su marido. Era casada. Su marido era un pistolero y guarura. Le amenazaba descargando a cada rato su pistola con balazos cerca de sus pies. Le advertía que si posaba la mataría.

Un día González Camarena pasó por su casa, vio la señal de luto y pensó lo peor. Se bajó del auto y preguntó. Resultó ser que quién había muerto era el rufián, su marido. Lo asesinaron. «El que a hierro mata…»

El destino de Victoria estuvo de su lado -y del país-. Victoria Dorenlas quedó viuda a los 19 años.

González Camarena dejó pasar los días de luto: ya lo demás es historia (para regocijo de nuestros ojos y no pocos corazones).

Victoria Dorenlas se mudó a París a vivir con un artista. Desde entonces no se sabe de ella.

La belleza tiene el precio del anonimato.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here